b2ap3_thumbnail_protesta-lectores-de-blogs.jpg

Mientras no es muy elevado, en otros (por uno u otro motivo) los lectores se ofenden bastante cuando los blogueros cambian las reglas repentinamente, en especial en lo referente a la inclusión de banners aminados.

Depende del nivel de la comunidad y del modo en que introduzca los anuncios, puede acabar perdiendo lectores por lo que tendrá que considerar si los beneficios aportados por la publicidad compensan la marcha de muchos de sus lectores.

Obsesión con el dinero

Quizá uno de los ejemplos más tristes es el de un bloguero que mantuvo activo un blog realmente interesante y de éxito razonable. Aunque no se puede decir que jugara en primera división, tenía unos seguidores leales que iban en aumento. Al ver este crecimiento le picó el bicho de"sacar dinero con el blog", hasta tal punto que acabó matando su blog. Borró de su archivo todo el contenido que no le generara ingresos potenciales e introdujo tantos anuncios en su blog que resultaba complicado encontrar el contenido real. Al final acabó escribiendo sólo sobre asuntos que creía que le podían aportar beneficios. Al hacerlo, perdió a la amplia mayoría de sus lectores y acabó teniendo un blog bastante tan colorido como poco interesante.

Distracciones y desorden

Muchos blogueros colocan anuncios para probar y luego los quitan, principalmente porque los beneficios no compensaban el espacio de los anuncios. La publicidad contribuye a desordenar el blog, por lo que si ésta no aporta mucho, puede que no tenga demasiado sentido utilizarlos. Las opiniones al respecto varían según el bloguero y en ocasiones dependen del tipo de anuncio elegido y la materia sobre la que se escriba, pero es una de las principales razones que vemos para retirar los anuncios.

Pérdida de reputación

La reputación es algo cada vez más importante y difícil de conseguir. No hace falta demasiado para perder toda la confianza que se pueda haber granjeado. Algunos blogueros trabajan para crearse una reputación, reunir a unos seguidores, y luego lo tiran todo por el desagüe. Tras los anuncios, muchos blogueros se pasan a los programas de afiliados y a los artículos pagados, como siguiente fuente de ingresos. Los problemas empiezan cuando sólo tienen en cuenta el valor de las comisiones y comienzan a promocionar productos de afiliados sobre los que no tienen conocimientos. Es inevitable que algunos de estos productos sean mediocres o que incluso sean una estafa. Al promocionar productos defectuosos o escribir análisis poco veraces, estos blogueros están traicionando a su audiencia, algo difícil de reparar a veces.